6 razones por las que no tienes libido

falta de libido

 

Perder la libido es algo muy común entre las mujeres y cada vez más, en los hombres. Tener altibajos en tu deseo sexual es normal, hay épocas y días de subida y otros de bajada, pero lo que no es normal es que nunca tengas libido. 
 
Tu libido es parte fundamental de tu salud. ¡Es un barómetro de cuanto estás ENCENDIDO Y ENCHUFADO a la vida!
 
Lamentablemente no hay una tecla mágica donde tocar.
El tratamiento para la falta de libido a veces resulta complejo porque depende de varias pequeñas cosas. Hay que ver en totalidad a la persona, contemplar varios aspectos e ir incorporando pequeños cambios/hábitos hasta restablecer el deseo. 
 
Para que puedas comprender la complejidad del tema te voy a citar aquí abajo un listado de condicionantes que pueden estar frenando tu libido.
Son fruto de mi experiencia de estar acompañando a hombres y mujeres a lo largo de más de diez años en “cómo dejar de sufrir” y en “temas sexuales”.
 
Mi intención es que comprendas las posibles causas y que tomes consciencia de qué hay que trabajar. Cómo te decía, no hay pastillas mágicas ni botones milagrosos donde tocar y requiere un compromiso por tu parte, para seguir mis instrucciones y poder mejorar en esta área. No sirven dos sesiones y no sirve hacerlo a medias, tu compromiso es básico y en realidad, es lo más importante.
Mi parte es ofrecerte las mejores herramientas, la tuya, aplicarlas. 
 
Vamos a ello:
 
1.Desconexión en el corazón
Este tema es especialmente determinante en las mujeres. 
Tener el corazón abierto o no, condiciona directamente a tu apertura sexual. 
Acumular resentimientos, ira o decepciones con tu pareja dificulta los encuentros. hay una pregunta clave: ¿Confías en tu pareja? En el caso en que tengas, y sino tienes,
¿te sientes disponible emocionalmente para conectar con un hombre, o los criticas en tu fuero interno, pensando por ejemplo, que todos son iguales o que lo que anhelas no existe?
En las relaciones es natural tener diferencia de opiniones y hasta discutir. Sin embargo, si no tienes un trabajo de auto-gestión emocional, acumularás y te acabarás cerrando a tu compañero. 
 
2.Salud, hormonas y estilo de vida
Aquí hay varios aspectos:
  • Revisar la salud: por ejemplo, tener afectada la tiroides afecta a la libido. Es importante que te hagas un chequeo médico y que mires que todo está en orden.
  • Y eso también va a implicar hacerte un chequeo de tus hormonas. ¿Sabías que tener un exceso de estrógenos (antagónico a la testosterona) reduce tu deseo sexual? ¡Mujeres, importante, mirad esto! En el caso de los hombres también lo es. Conozco a muchos hombres que vienen a la consulta porque no tienen muchas ganas de tener sexo y luego, al mirarse esto, ven que sus niveles de testosterona son bajos. 
  • Deporte. Para aumentar la testosterona, algo que puedes hacer es activar tus pulsaciones y por tanto, tu riego sanguíneo. Una vida sedentaria no va a enchufarte a la vida. Suda, acelera tu corazón (qué buen símbolo) y oxigénate. Sino la sangre no llega a tus genitales. ¡Vamos! 
  • Los alimentos que consumes también afectan a tu libido. ¿Recuerdas cómo te sientes después de una comida copiosa? Te mueres en el sofá, ¿cierto? Eso no suena muy excitante… Hay que revisar los hábitos alimenticios y veo cómo hay una confusión grande en este tema porque asociamos comer vegetales con salud, y sí, pero habrá que saber qué comer, cuando, y contrastado con qué.
    Y es que no todo sirve para todo el mundo (por eso es importante hacerte un checking hormonal). Según donde estés, necesitarás un tipo de alimentos u otros. Para ello, cuando una persona viene a la consulta y veo que el tema de la alimentación hay que tocarlo, delego. Yo no soy especialista en esto, (aunque con los años he aprendido mucho), pero lo que hago es delegar en personas especialistas en el tema. Tengo a buenos profesionales alrededor mío a los que delego esta parte. 
  • ¡La química afecta mucho! Y con ello hablo de antidepresivos, ansiolíticos y hasta anticonceptivos. Si, cómo lo oyes, todo eso afecta a tu deseo sexual y se queda retenido en tu memoria celular. Por eso, todas aquellas personas que se mediquen o que se hayan medicado durante mucho tiempo, es probable que necesiten hacer una limpieza energética (a través de la alimentación) para eliminar los posibles restos de la química.
  • No quería dejarme el alcohol, que también está incluido en este apartado, y es que vivimos en un país donde todo se celebra comiendo o bebiendo. El alcohol te desinhibe, es verdad, pero en el caso de lo hombres, puede hacerles tener menos erecciones y en el caso de las mujeres menos lubricación. ¡Así que, cuidado con esto! 
 
3. Trauma y asociaciones negativas con el sexo
Es obvio que haber padecido algún tipo de abuso en tu infancia puede estar condicionándote. (¡Hay que tratarlo!) Pero también, lo hayas tenido o no, puede que tengas asociaciones limitadoras sobre el sexo: “El sexo es sucio, los hombres siempre piensan en lo mismo, él solo quiere metérmela, la penetración duele, debería llegar al orgasmo, quiero que tenga un orgasmo, debo estar a la altura etc…”
Todos estos pensamientos (visibles o invisibles), están haciendo de muro y limitando directamente tu placer. Lo digo en serio, no somos conscientes de lo poderosos que son los pensamientos. 
Hay que dedicar tiempo a desprogramar esas creencias que están metidas en nuestro subconsciente. 
 
4. Estrés 
Una característica de nuestros tiempos es tener este ritmo que nos hace vivir más en la cabeza y nos desconecta del cuerpo. Tantos objetivos, tantas responsabilidades, tantos desafíos cotidianos, que cuando toca sentir, no lo hacemos, ¡pensamos! Y en el sexo sucede igual, pensamos sobre el sexo (pero luego a la hora de vivirlo no lo sentimos de tanto que lo hemos imaginado, sobretodo en el caso de los hombres), o sencillamente cuando estamos en el acto, nuestra mente está en otra parte. 
Tener una práctica meditativa diariamente, que nos ayude a estar presentes, nos ayudará con esto. Puedes tener tu propia práctica matutina, sentado, o probar de hacer meditaciones que impliquen movimiento si te sientes más cómodo, cómo bailar o diferentes ejercicios tántricos que existen. 
De echo, para eso están los talleres de tantra, que son una manera de aprender a meditar en el movimiento y en la energía erótica. Mientras más memoria tenga tu cuerpo de estar presente, más fácil te será volver al cuerpo. 
 
5. Falta de erotismo y conexión con el cuerpo erótico (Falta de polaridad sexual)
Este es un tema amplio, pero resumiéndolo, te diré que en Tantra trabajamos mucho el equilibrio entre la energía femenina y masculina. Este equilibrio también tiene que verse reflejado en la cama. Para que dos personas tengan y mantengan un buen sexo se necesita que uno de los dos represente más la energía masculina y la otra la femenina (pese a que estas dos energías la llevamos dentro cada uno de nosotros). Y en la práctica, en una relación heterosexual, por ejemplo, el hombre tiene que estar presente para despertar a la diosa, y sosteniendo la energía cuándo esta se despierte. Y en el caso de la mujer, tiene que estar relajada para soltar el control y despertar su sensualidad. Al principio él lidera y sostiene, ella se despierta, y luego, es ella la que guía hasta el éxtasis. Insisto, entrar aquí es una verdadera maravilla y odisea para los sentidos y estaría escribiendo y escribiendo sobre esto, así que para no hacer esto kilométrico, este sería un primer mapa, el cual te digo y te repito que funciona. Tengo comprobado que todas las relaciones que se apagan (tendiendo química), es porque se acaban despolarizando, ellos pierden la presencia y ellas la relajación. 
La buena noticia es que no es nada difícil recuperar dicha polaridad. 
¡Tantraaaaaaa!
 
6. Falta de compatibilidad 
Sí, esta es la parte que menos gusta, pero esto también sucede muchas veces. 
Hay personas que se entienden intelectualmente o de manera funcional pero no tienen química o conexión sexual, y es que ésta no se puede elegir. Es un misterio, y que por un exceso de mente no sabemos distinguir. 
Cuantas veces habré oído eso de: “Todo es perfecto, excepto el sexo” .
 
¡Pero el sexo es algo importante en una pareja! Es lo que te distingue de un amigo.
¿Quieres solo un compañero de piso, o quieres un compañero, amigo y amante? Porque si dejaras de creer todo lo que crees (importante el punto número 3 que sirve tanto para el sexo como para la pareja) verías que sí es posible tener ambas cosas: amistad y erotismo. 
 
A veces esa falta de conexión sexual se refleja en cosas tan básicas como estas:
  • ¿Te gusta su olor? ¿Su pene? ¿Su cuerpo?
  • ¿Te gusta cómo te besa, como toca?
  • ¿Finges tus orgasmos?
  • ¿Te sientes cómoda para expresar tus necesidades sexuales?
  • ¿Miras a otras personas constantemente?
  • ¿Estás teniendo una aventura?
Estas preguntas no son concluyentes ni determinantes al cien por cien, por supuesto, pero que no te guste su olor o su sexo, es bastante significativo. Y si eres una persona de naturaleza fiel y te pillas mentalmente fantaseando con otras personas constantemente, pues no deja de ser un indicador. 
 
Así que si ninguno de los puntos anteriores que leíste te resuena, lamentablemente quizá este último sea el motivo por el cual no tenéis sexo y lo mejor será ir en busca de alguien que sea más afín a ti, donde puedas vivir todas las dimensiones que una pareja conlleva. Pero antes de llegar a ninguna conclusión, es importante mirar bien, porque muchas veces se trata de ajustar alguna creencia o recuperar la polaridad. 
 
Esto es una invitación a que recuerdes que tu dimensión sexual es importante.
No es el otro, eres tú.
Tu vida, tu sexo, tu conexión con la vida.
 
No te marchites, la vida está para vivirla. 
 
ELMA ROURA

Sin comentarios

Inicia una conversación

Responder

  • (no será publicado)

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.