despertar

 

En este camino de despertar en el que estamos todos, nos encontramos con varios pasos que requiere recordar con el fin de llevar el proceso de una manera más amena:

1. TOMA DE CONTACTO DE QUE SUFRO.
En esta fase nos damos cuenta de la cantidad de pensamientos que tenemos y tomamos consciencia de lo difícil que no resulta estar “aquí”. 
Seguro que en esta etapa te has dicho alguna vez eso de que – el ignorante es más feliz. 

2. DEJAR DE PELEARME.
En esta fase nos enfadamos cada vez que nos encontramos viajando del pasado al futuro (como si fuese algo que pudieras controlar) y nos frustramos al ver que, una vez tras otra, caemos en los mismo.
Es momento de ser comprensivos, y de darse cuenta de que no hay nada que eliminar sino una mente a comprender. 

3. OCUPARME.
Esta es la fase más importante dado que a través de cuestionar nuestros pensamientos estresantes podemos experimentar cómo si es posible dejar el sufrimiento atrás y volver a la paz. Es una etapa que hay que cultivar. Como hemos visto antes, los pensamientos no cesan y requiere ir cuestionándolos un poquito cada día. Vivir en esta fase es vivir desde la responsabilidad personal, dejando el victimismo atrás y apostando cada día por una higiene emocional.

ELMA