meditación y tantra en Marruecos

 

Agradecerte Elma estos ocho días de retiro, experiencias nuevas con este mundo maravilloso que habita en Marruecos que tanto amas. Risas, lloros, silencios, tambores, música, bailes, juegos, aire, desierto almas, ¡vidas!

meditación y tantra

Esta experiencia ha sido mágica y transformadora

El viaje a Marruecos en manos de Elma ha sido una experiencia mística. Desde el primer momento, el momento la decisión, de arriesgar a dar el paso, a compartir momentos con un grupo de personas que no conoces.
Para mí ha sido la oportunidad de salir de mi zona de confort. Romper con prejuicios antiguos en relación al mundo árabe, déjate llevar en total confianza por una mujer que está enamorada de este país, de sus paisajes y de sus personas. Es un viaje lleno de sensaciones en el que asaltan los colores, los olores, los sabores. ¡Hay que vivirlo!

meditación y tantra

¡¡¡Esta experiencia la recomendaría, totalmente!!! Es un viaje que te abre la mente, que te da la oportunidad de ver un país de una manera muy diferente, muy única. Es un viaje que te permite vivir la dualidad latente entre Marrakech y el desierto, la agitación y la calma, la energía femenina y la masculina, vivir en los dos es algo maravilloso.

Éste no es un viaje al uso. Es un proceso para el alma. No serás el mismo al entrar y al salir, y eso no se consigue fácilmente.

Es imposible resumir en palabras la experiencia vivida estos días. Ha sido mágico, increíble, único, irrepetible. Venía sin espectativas, pero mi corazón sabía que este viaje iba a ser maravilloso. Porque pocas cosas bastan para ser feliz, pero no todas consiguen llegar a tu alma de esta manera. Viajar siempre sido una de mis pasiones, pero la experiencia de descubrir el mundo a través de los ojos de Elma y de todos mis compañeros ha sido lo mejor

meditación y tantra

Ha sido una de las experiencias más bonitas de mi vida. Entré como en un sueño. Los lugares superaron mis espectativas, las personas del grupo se revelaron como gente maravillosa con la que me sentí a gusto muy rápidamente. Y el curso me encantó, las palabras de Elma son perlas que te entran en el corazón y sus ejercicios te encienden el cuerpo y el alma. El trabajo sobre la presencia en entrar en el aquí y ahora completa la experiencia y la hace cada día más intensa. La conexión con el grupo generó una atmósfera muy divertida y amorosa gracias también a la confianza que alcancé en las clases.

Esta experiencia la recomendaría por muchas razones. Irse al desierto te desconecta de tu mente y te permite sentir muchas sensaciones que normalmente no llegas a sentir. Una semana de Tantra te permite entrar en confianza con un grupo muy distinto y te permiten disfrutar más de las clases y de los lugares. La conexión con tu cuerpo y con la sensualidad se casa con ese lugar que resulta perfecto para practicar el Tantra y para vivir una experiencia mágica.