sufrimiento

“Querido y querida, tú no estás condenado a sufrir.”

Cada vez que nos ocurren circunstancias en la vida dolorosas o que vemos una injusticia social afuera, es inevitable sentirnos devastados.
Las emociones tienen siempre una función y en este caso es la de mostrar tu sensibilidad y tu corazón puro.

Pero querido y querida, tú no estás condenado a sufrir.

Es verdad que algunas veces, algunas personas nos lo ponen muy fácil para culparles, pero la culpa es veneno para mi y yo ya no la quiero.

¿Cuál es la solución ante tanta injusticia?
¿Cuál es la solución ante alguien que te trata con desprecio y humillación?
¿Cuál es la solución ante el odio?

Trabajarlo en mi.

Por ejemplo, si alguien me ha tratado de manera injusta voy a mirar de qué manera yo estoy siendo injusta conmigo y con los demás en mi vida y voy a poner remedio en ello.

Si alguien me ha sido infiel, me preguntaré cómo lo soy en mi y en los demás. Quizá no lo hago de la misma manera que me lo han hecho a mi pero me preguntaré quién soy y qué quiero y seré fiel a mis valores para vivir en paz conmigo misma.

Si me mueve que abandonen a los animales me preguntaré de qué manera yo me abandono a mi misma y a los demás y te aseguro que te vas a sorprender de la cantidad de veces que lo haces! Y lo repararé, y tanto que lo haré!

Porque ya hay suficiente sufrimiento fuera para que le sumes el tuyo. No tiene sentido!!! Necesitamos estar con la mente clara y el corazón abierto para servir. Para servirte a ti mismo cuando tengas el corazón roto, y servir al de al lado. Quizá no llegues a abrazar a los refugiados que vienen desolados, quizá eso, en estos momentos no esté a tu alcance, pero te tienes a ti y tu necesitas muchas abrazos y cuando te lo des, los podrás dar a los de tu alrededor.

Yo soy el cambio que quiero ver.
Yo soy la solución.
Olvidémonos de los demás y de la sociedad, dejemos de culpar por Dios.
Toda la guerra está en tu cabeza, y si tu pones paz en ella (haciéndote responsable solo de la parte que toca) la paz está asegurada. Y una persona en paz es una persona muy poderosa.
Te lo aseguro.

Lo que no me gusta en ti,
Lo trabajo en mi.

Os quiero ❤

ELMA

https://elmaroura.com/salir-del-sufrimiento/sesiones-individuales/el-poder-de-las-creencias/