¿Honras tu cuerpo?

ElmaRoura
Te dijeron que para ser bella tenías que desprenderte de tus kilos y encajar con el modelo establecido, pero eso duele.
Y luego, te dijeron que la belleza estaba en el interior y que maquillarse o ponerse ropa bonita era un acto superficial y que “estabas tapando algo” (típico de la New Age) … pero eso también duele.

Duele que tu felicidad dependa de tu físico, pero también duele que no puedas honrar, brillar y engrandecer quién estás siendo ahora.

Yo no tengo un cuerpo “10” ni una barriga plana. ¡Tengo culo y celulitis!
Estoy lejos de ser una modelo según los estereotipos de belleza.
No persigo tener una 36 pero si la tuviese tampoco pasaría nada.
Me encanta maquillarme y a la vez puedo salir de casa sin él.

¿Sabes qué? Con el tiempo uno tiene que aprender a amar su cuerpo, con diez kilos de más o con diez quilos de menos. Y es que lo que nos hace sufrir no son los kilos sino la relación que tenemos con ellos. Y quién dice los kilos, dice la forma de tu nariz, de tus nalgas, tu estatura o de toda tu cara. ¡No importa! Nunca importa porque mientras te mires con los ojos de la comparación, podrás tener el mejor de los cuerpos pero tu nunca podrás apreciarlo.

*Quería remarcar que la idea del post no era ensalzar las curvas sino invitar a aceptar lo cuerpos tal y como son, haya kilos o no. Este post también es para las mujeres muy delgadas y para las mujeres altas y con unas facciones espectaculares. Se trata de dejar de seguir las modas: antes estaba de moda la delgadez (pobres gorditas) y ahora se están poniendo de moda las modelos con curvas (pobres flaquitas). Se trata de decir adiós a las modas y no de favorecer ni una cosa ni la otra. Se trata de que uno se mire al espejo y vea lo que vea, diga SI.
¡Que vivan los cuerpos tal y como son!  ELMA