philia-eros

 

NO HAY NADIE PERFECTO, SIN EMBARGO, SÍ HAY ALGUIEN PERFECTO PARA TI.

Si acudes a los manuales de cómo encontrar pareja te dirán que hagas un listado con todas esas cualidades que deseas de tu futura pareja. 
Te dirán que la visualices y que contra más concreto, largo y detallado sea, mucho mejor. 
Olvídalo, eso no funciona. Ese hombre no existe. 
No existe el hombre ideal. No existe el hombre que posee todo lo que tu anhelas. No existe el hombre perfecto.
Hacer un listado, como si fuera el listado de la compra hace que trates al otro como si de requisitos se tratara.

Y el amor no son requisitos. 
El amor es un “SÍ” interior. Una certeza interior donde sabes que esa persona sí es. 

Entonces es cuando ese hombre se convierte en perfecto para ti. 
No existe el hombre ideal pero si existe el hombre perfecto para ti. 
Y esto es una gran diferencia. 

Quizá nunca será el más detallista, ni el mejor escuchador, o hasta incluso puede que no sea el mejor amante del mundo. 
Pero es perfecto para ti. 

No hay razones, es un sí. 

Entonces la relación tiene una base sólida y el resto es aceptación. 
La solidez está en esa certeza interior. 
El resto es aceptación. 

Si tu relación de pareja está basada en que, por ejemplo, él es cariñoso, el día que tenga una temporada larga de estar mal en el trabajo y deje de serlo, entonces, ¿dejarás de quererlo? 

El amor no puede basarse en razones. Eso sería aberrarlo. 

El jueguito va al revés. 
Primero me ocupo de dar espacio dentro de mi para escuchar, de estar suficientemente conectada a ese sí o a ese no interior. 
Y luego , cuando llega esa certeza, solo toca cuidar la relación. 

Es obvio que para tener pareja todos necesitamos ciertas cualidades que coinciden con nuestros valores y necesidades.
Pero nunca conocí a nadie que ese “sí” interior no fuera acompañado de esos valores importantes para ambos y de una gran química. 
Philia y Eros siempre tienen que estar presentes, sino el “sí” no puede aparecer. 

Cuando relajas tu mente (de prejuicios y miedos) y dejas espacio a tu corazón, éste siempre acierta.
Y es cuando la relación se convierte en fácil, fluida, fuerte y amorosa. 
La relaciones que funcionan, van solas. 

No hay nadie perfecto, 
sin embargo sí hay alguien perfecto para ti.

ELMA