tacto

 

Trabajar el tacto es importante.
Cuando hace tiempo que no nos tocan la piel corremos dos peligros:
– O bloquearnos: cerrarnos por nuestros miedos a ser invadidos y por tanto, a un miedo profundo que tenemos a no saber por límites
– O a confundirnos: y es que cuando llevamos tiempo sin ser tocados podemos caer rápido en expectativas y deseo románticos.

Mi experiencia es que el tacto no siempre puede ser sexual, y descubrir esto es bien poderoso porque uno puede nutrir la piel pero también su alma. Así que permitirnos el tacto con diferentes personas (y cuando hablo de tacto me refiero, a abrazos, masajes y caricias sin que eso tenga implícito la genitalidad) libera y empodera.

Y también porque si no tienes pareja, no te expones a confundirte a la mínima que eres tocado. Es bueno estar familiarizado con el tacto, para saber diferenciar ese Sí o ese No cuando conoces a alguien y no dejarte llevar por necesidades de intimar (porque llevas mucho tiempo sin hacerlo).

¡A tantrear!

ELMA

https://elmaroura.com/tantra/talleres/tantra-para-todos/talleres-permanentes/el-arte-de-acariciar/

https://www.facebook.com/events/336671606737381/