Un gran libro:
Todo un viaje, de Silvia Abascal

Quería compartir con vosotros el libro que leí hace unas semanas… Es el libro de Silvia Abascal, en el que cuenta en primera persona su experiencia al vivir un ictus. Un libro realmente inspirador, de esos que deja huella. Sólo puedo decir que durante su lectura me emocioné varias veces… Me tocó realmente el corazón, y es que se nota cuando alguien escribe desde su verdad más instrínseca y habla desde un lugar lleno de amor y de paz.

Gracias Silvia por tu testimonio, sabiduría, claridad y honestidad.

Silvia_Abascal_libro

Éste libro habla del proceso de una firme decisión. Nunca hubiera podido llevarla acabo bajo el manto humano y traicionero del miedo. Con el máximo respeto ante la fragilidad de mi estado, pero el miedo no lo quise cerca en ningún momento. El miedo paraliza y derrocha nuestra energía. Independientemente de cual sea el resultado final, de lo que anuncien los números, las estadísticas y los irreversibles, confiemos. En la sabiduría de nuestro latido, y en la asombrosa capacidad de nuestra mente. Si dentro de nuestro trauma o dificultad sentimos que tenemos ganas de intentarlo… ¡Adelante con nuestro impulso! Para retirarnos siempre estamos a tiempo, para apostar no.

Decidí alimentarme única y exclusivamente con todo aquello que me hiciera sentir bien.

Cuando la vida te coloca por las circunstancias que sean en un asiento al límite, te das cuenta del fruto que han dado las semillas sembradas en tu vida.

No sé si cuando uno se marcha lo sabe pero sí sé que cuando uno se queda lo siente.

Respira. Relaja. Concentración. Calma. Confianza

Intentemos concentrarnos en el que hoy somos. Lo que uno tenía, tiene, lo que los demás vean o piensen ahora de nosotros no es ya vez cofre valioso. La forma de estar en nuestro presente puede haber cambiado radicalmente, quizá se diga que somos más torpes, más lentos, más limitados, más incompetentes, lo que tú quieras, lo que ellos prefieren, pero no nos olvidemos de que ¡somos! . Estamos, es lo único que importa. A partir de esta acción alimentamos nuestra mente con lo que Nosotros elegimos y en la raíz de esa elección crearemos o destruiremos.

Tiempo + trabajo + confianza = cosecha

No hay etiqueta que defina nuestro ser ni adjetivo que limite nuestra consciencia. Estar sano o estar enfermo es una mejor o peor circunstancia. ¡El verbo es estar!

La superación de una prueba compleja abre una valiosa puerta.

Meditar es la ausencia más presente, aquella en la que inhalamos expansión y se exhala preocupación.

A través de las vivencias personales que experimentamos vamos comprendiendo la sencillez que habita en la palabra amor. Las concesiones emocionales disminuyen de manera natural si se deja de invertir energía en aquello que simplemente no fluye.

Parece imposible desvincular el trauma de las palabras despedida, cierre y final. En mi hoy nado en aguas convencida de que algunos de esos traumas también se pueden vivir asociándolos a palabras como bienvenida, apertura y comienzo.

No hay duelos sencillos, necesitan de tiempo para su cicatrización, y no existe un manual común y eficaz para cada una de las heridas.

El dolor forma parte de nuestro proceso, de la vida. Es una visita que ni se elige ni se evita. Verdugo o maestro, un invitado sorpresa con capacidad para destruir y para crear.

Todo es sonido, todo posee una vibración y a través de cada vibración se transfiere energía, ¡la vida vibra!

El tema no está delante ni detrás, siento que el asunto está AQUÍ. Agarrarse a lo que fue o esperar a lo que será no genera movimiento, la posibilidad de creación la ofrece el HOY.

Asumir que a veces uno no sabe, es una reconciliación . Quizá sólo haya que ceder y reconocer la duda como parte del movimiento porque para moverse es necesario esperar respuesta.

La vida es un continuo duelo de cambios junto al cual viaja nuestra oportunidad de evolución.

La vida simplemente Es. Viva. Viva. Y al igual que nosotros los seres vivos es imperfectamente perfecta. Bella y cruel a partes iguales. Nuestra mayor sabiduría reside en el equilibrio.